Taller sobre sesgos inconscientes y micromachismos

¿Qué pensaríais si afirmásemos que todos tenemos sesgos inconscientes? Quizás nada, ya que no hay nada de malo con tener sesgos, ¿no? En definitiva, son esquemas de pensamiento necesarios que todas las personas tenemos de manera consciente o inconsciente y que nos permiten responder a determinados estímulos, situaciones o problemas de manera ágil y rápida.

¿Y si escucháis que nuestros sesgos pueden estar cargados de prejuicios, racismo, sexismo, clasismo y otros factores que contribuyen a la inequidad en nuestra sociedad? Por estos sesgos  tendemos a encasillar, estereotipar y discriminar, pero, ¿quién de manera consciente y racional quiere caer en este tipo de comportamientos? Seguramente nadie.

Es cierto, que la discriminación aún existe en el entorno laboral, pero es un fenómeno mucho menos frecuente que los “micromachismos” que tienen su origen en sesgos inconscientes.

Las organizaciones actualmente apuestan por la diversidad y por la igualdad de oportunidades para todas las personas, aunque existen decisiones que pueden verse afectadas por este tipo de sesgos, entre ellas las que están ligadas a la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres.

Por ello, conocer la influencia de los sesgos cognitivos inconscientes en nuestra relaciones en el trabajo y en la toma de decisiones es un modo de abordar de una forma más justa y equitativa actividades relacionadas con la gestión de las personas en el ámbito laboral.

Ficha completa

No hay comentarios

Agregar comentario