Resolución de conflictos

La historia de la humanidad está llena de ejemplos que demuestran la existencia de una herencia emocional que lleva a “huir o pelear” en el momento que existe un conflicto.

En el trabajo, huir resulta una opción difícil y normalmente cara porque los problemas suelen seguir existiendo y, además enquistándose si no les hacemos frente. Por otro lado, la actitud de pelear también es contraproducente en el contexto laboral porque con frecuencia no resuelve el conflicto sino que, casi siempre, lo acrecienta. Lo importante entonces es, dado que los conflictos son consustancial a la naturaleza humana, saber manejarlos de manera adecuada.  

De hecho, todos tenemos recursos internos innatos que nos dotan de capacidad para abordarlos, si bien es cierto que existen estrategias útiles que se pueden aprender.

Ficha completa

No hay comentarios

Agregar comentario