Prevención del desgaste profesional

El desgaste profesional suele surgir por una exposición prolongada de estrés o sobrecarga laboral y tiene síntomas como cansancio excesivo, dolores de cabeza, insomnio y falta de energía. También empiezan a aparecer síntomas de comportamiento como el agotamiento emocional, insatisfacción personal o laboral, pérdida del compromiso y hasta pérdida de la capacidad para disfrutar o entusiasmo.

Las tasas de desgaste profesional pueden variar en función de contextos organizacionales. Esta situación plantea la necesidad de desarrollar programas de prevención que ayuden a controlar y paliar tales efectos.

Ficha completa

Los comentarios están cerrados.