Qué hace que perdamos la atención

Durante el día, muchos estímulos (internos y externos) requieren de nuestra atención. Pero ¿qué hace que la perdamos? Se registran dos tipos de fallos fundamentales: fallos de selección en el espacio y fallos de selección en el tiempo.

Los fallos de selección en el espacio se dan cuando se nos presenta mucha información al mismo tiempo.

Ejemplo

Cuando estamos en una reunión con varias personas y todas hablan a la vez, nos resulta imposible atender a todas.

Suele ocurrir que si estamos atendiendo a algo concreto, hay aspectos de la escena que circunda a nuestro punto de atención, que pasarán desapercibidos para nosotros, incluso aunque se produzcan cambios significativos que entran dentro de nuestro campo de visión. Si atendemos a algo concreto, nuestro campo perceptivo se reduce de forma considerable (muy utilizado por los magos e ilusionistas).

Ejemplo

Cuando estamos concentrados viendo la TV o leyendo un libro, nos resulta difícil responder a alguna pregunta que alguien nos hace.

De igual manera, si tenemos hambre, seguro que detectamos más fácilmente una cesta de frutas que cuando hemos acabado de comer. Vemos y percibimos según mecanismos modulados por la atención.

Al igual que hay limitaciones en la cantidad de información que se puede procesar de forma simultánea en el espacio, también hay fallos en la velocidad con la que dicha información es procesada en el tiempo.

Con estudios experimentales se comprobó que si estamos prestando atención a algo y queremos cambiar para prestar atención a otra cosa, se debe producir un lapsus de tiempo, lapsus que se conoce como “parpadeo de atención”, de forma similar a la ausencia de información visual cuando parpadeamos, de ahí su nombre.

Uno de los temas que más se han estudiado es el relacionado con la búsqueda del motivo del fallo de atención, espacial o temporal. Una primera explicación estaría en el hecho de que existiera una limitación a nivel sensorial, en los órganos receptores. No captamos más información porque nuestro sistema visual no puede recoger más datos, está saturado.

Sabemos que el sistema visual procesa un objeto o imagen cada vez, de forma secuencial, así en las láminas de fondo figura, aunque el cambio sea muy rápido, solo podemos atender una opción, o el fondo o la figura, pero nunca ambas simultáneamente. atenciónEn el ejemplo de la copa-cara, vemos o la copa o la cara, pero no las dos simultáneamente y no pasa por un problema de saturación del órgano sensorial.

Si planteamos la llegada de información simultanea utilizando dos órganos sensoriales diferentes, visión y audición por ejemplo, también se produce una interferencia en la captación y procesamiento de la información aunque menor que la interferencia que se registra cuando se envía información diferente sobre el mismo canal sensorial.

Todo esto ha llevado a pensar que en los fallos atencionales, la causa principal está más que a nivel sensorial, a nivel cerebral.

Extraído del curso: Desarrollo de la atención y la memoria en el trabajo

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario