¿Qué es el Efecto Pigmalión?

¿Qué es el Efecto Pigmalión?

Una profecía autocumplida o autorrealizada es una predicción que, una vez hecha, es en sí misma la causa de que se haga realidad, o dicho de otro modo, es una expectativa que incita a las personas a actuar en formas que hacen que la expectativa se vuelva cierta.

El Efecto Pigmalión es uno de los sucesos que describe cómo la creencia que una persona tiene sobre otra puede influir en el rendimiento de esta otra persona.

eFIPSA_efecto-Pigmalion

El Efecto Pigmalión tiene su origen en un mito griego, en el que un escultor llamado Pigmalión se enamoró de una de sus creaciones: Galatea.

A tal punto llegó su pasión por la escultura que la trataba como si fuera una mujer real, como si estuviera viva. El mito continúa cuando la escultura cobra vida después de un sueño de Pigmalión, por obra de Afrodita, al ver el amor que éste sentía por la estatua, que representaba a la mujer de sus sueños.

Esta historia muestra en realidad dos lecciones: por un lado, el poder que tienen las expectativas respecto a los demás y que se denomina “Efecto Pigmalión”; por el otro, la fuerza que tienen las convicciones sobre nuestro propio éxito o fracaso: es el “Efecto Galatea

Las expectativas y las creencias son dos aspectos muy importantes a la hora de perseguir objetivos y sentirse motivado.

Diferentes estudios han demostrado que tener buenas expectativas acerca del futuro puede conducir realmente al éxito.

Un buen ejemplo de esto se puede encontrar en el fenómeno del efecto placebo en los medicamentos: aquí lo que ocurre es que tanto tus creencias como tus expectativas, sobre todo tus expectativas, están orientadas a obtener un resultado favorable.

El doble filo del efecto Pigmalión: positivo y negativo

Conociendo la fuerza e importancia del efecto Pigmalión, se hace necesario reflexionar sobre la influencia que ejerce en la vida de los demás, y nosotros mismos.

El efecto Pigmalión funciona en ambos sentidos, condicionando hacia el éxito o hacia el fracaso.

Lo que esperas de una persona, hace que te comportes de una manera u otra con ella.

En nuestro día a día, nuestros actos responden a las expectativas y creencias que los demás depositan sobre nosotros: nuestra pareja, nuestros amigos, nuestros jefes, nuestros padres.

Desde el punto de vista neurofisiológico, cuando alguien confía en nosotros el sistema límbico se acelera y con ello la velocidad de nuestro pensamiento, incrementando nuestra lucidez y energía, consiguiendo una mayor eficacia y eficiencia.

 

No hay comentarios

Agregar comentario