Modelo de aprendizaje 70:20:10

Hace poco, en una reunión con un cliente, nos comentaba que estaban empezando a implantar el modelo de aprendizaje 70:20:10 y hemos querido compartir con vosotros en qué consiste este método.

Muchas organizaciones de éxito a nivel mundial como Coca Cola, HP, Ferrovial, Microsoft entre otras, apuestan por el modelo de aprendizaje 70:20:10. Este modelo de aprendizaje es un proceso de desarrollo basado en las investigaciones realizadas por Michael M. Lombardo y Robert W. Eichinger que, según sus criterios, el desarrollo del individuo se distribuye conforme a las siguientes proporciones:

– El individuo emplea aproximadamente un 70% del tiempo en desarrollarse gracias a las experiencias en el trabajo, las tareas y resolución de problemas.

– Alrededor del 20% del tiempo lo adquiere durante los procesos de observación del entorno.

– Alrededor de un 10% de su tiempo de aprendizaje lo emplea en la realización de cursos o mediante la lectura.

Constantemente las empresas evalúan las mejores opciones de formación que pueden brindar a sus empleados, bajo el convencimiento de que los profesionales tienen que ir actualizando sus competencias para no perder competitividad. Con esta fórmula, el profesional comienza a desarrollar su capacidad para buscar, filtrar y gestionar lo que es más valioso para su trabajo, y desarrolla habilidades y competencias que le permiten construir su entorno personal de aprendizaje de manera proactiva.

Uno de los aspectos más importantes del modelo 70:20:10 es que cada persona es responsable de gestionar su propio aprendizaje. Las empresas no gestionan la formación en este modelo de aprendizaje; las empresas deben contribuir para que este aprendizaje informal ocurra de la mejor manera facilitando a los equipos los recursos adecuados a través de los soportes adecuados, de forma que sean 100% accesibles en el momento preciso para cada alumno.

Este sistema permite también identificar las mejores soluciones a los problemas diarios y aplicarlos con criterio. Basándose en la idea de que todos podemos aprender de los demás compartiendo nuestros conocimientos, caemos en la cuenta de que nuestro aprendizaje, ligado a la experiencia, puede ayudar a tomar decisiones a otros. Por tanto, debemos concebir nuestro trabajo dentro de una comunidad de aprendizaje. Se producen así las interacciones y conexiones necesarias para aprender los unos de los otros, y se abren los espacios necesarios para preguntar, debatir o colaborar.

Aplicar este método en tu compañía puede traerte grandes resultados.

Lectura recomendada: Cómo favorecer tu autodesarrollo

No hay comentarios

Agregar comentario