Estilos en la resolución de conflictos

Si hacemos un recorrido por los distintos estilos que hemos seguido en cada una de los conflictos que hemos tenido en el trabajo, veremos cómo se corresponden con alguno de los que se presentan a continuación.

Competir. La persona busca satisfacer sus intereses sin que le importe el impacto que la situación tenga sobre las otras personas que intervienen en el conflicto. Sin embargo esta estrategia es adecuada cuando hay que:

  • Llevar a cabo acciones decisivas y rápidas.
  • Actuar en una emergencia.
  • Reforzar reglas impopulares y disciplina.

Evadir o eludir. La persona puede reconocer que existe un conflicto pero desea retirarse o suprimirlo. Es una buena estrategia cuando el asunto es poco importante, trivial, tangencial o de poca trascendencia y conviene reducir tensiones y recobrar serenidad.

Complacer. Se da cuando una parte sacrifica sus intereses en favor de la otra. Su empleo está indicado cuando se está equivocado/a o cuando se desea preservar la armonía, ganar credibilidad y evitar conflictos mayores.

Colaborar. Esta estrategia se da cuando las partes en conflicto desean satisfacer la preocupación de todas las personas implicadas. La intención de las partes es resolver el conflicto mediante la aclaración de las diferencias y la satisfacción de los distintos intereses. Se emplea cuando el objetivo es aprender, se requieren soluciones a largo plazo, ganar compromiso, respecto a la solución, alentar a una o ambas partes del conflicto, etc.

Arreglo con concesiones. Cada parte del conflicto procura ceder algo, lo que lleva a un resultado intermedio. No hay ganadores o perdedores definidos. Esta estrategia es adecuada cuando las metas son moderadamente importantes, se dese alcanzar un ajuste temporal de asuntos complejos o llegar a soluciones expeditas bajo presiones de tiempo.

Lo importante al enfrentar el conflicto es no considerar que existe una estrategia única con la cual dar solución a todos los conflictos. Se debe tener en cuenta la diversidad de aspectos que caracterizan un conflicto y realizar un análisis particularizado que permita adecuar la estrategia a cada situación.

En la medida de lo posible y de menara general en un conflicto se debe:

  • Priorizar la obtención de una solución mediante la colaboración, o a través de una estrategia a través del cual todas las partes ganen algo.
  • Evitar eludir o no hacer frente al problema sobre todo si se puede enquistar.
  • Buscar alternativas a la imposición o uso de la autoridad como única vía de solución de los problemas.

Cada persona puede tener preferencias acerca de estos distintos estilos sin embargo debe buscar aplicar el estilo adecuado para cada conflicto. No se trata de dar valor absoluto a uno de los estilos sino pues cada uno tiene sus ventajas y desventajas que deben ser reconocidas para gestionar positivamente la situación.

 

No hay comentarios

Agregar comentario