¿Es siempre malo el estrés?

El estrés es una respuesta natural y de adaptación de nuestro organismo a las demandas del entorno, así que cierta cantidad de estrés es indispensable para que podamos responder adecuadamente a los acontecimientos y retos de la vida diaria. Este fenómeno es lo que conocemos como eustrés o “estrés positivo”. Son característicos de este tipo de estrés los siguientes síntomas: la concentración, un mayor nivel de vitalidad, un pensamiento optimismo basado en ideas positivas, la precisión en la ejecución y una buena respuesta ante los imprevistos.

Sólo cuando el organismo no consigue hacer frente a las demandas de su entorno aparece el distrés o “estrés negativo”. Esto se produce, bien porque la situación generadora de estrés se intensifica y/o se mantiene durante mucho tiempo, o bien porque no conseguimos, con nuestros recursos personales, afrontar la situación, o ambas cosas a la vez.

Es entonces cuando nuestra salud física y psicológica se pueden ver afectadas e irradiarse al resto de las facetas de la vida: el desempeño profesional, las relaciones familiares y personales, etc.

En otro post os dimos algunos consejos para prevenir el estrés laboral.

http://efipsa.com/blog/eficacia/lo-que-esta-en-nuestra-mano-hacer-para-prevenir-el-desgaste-profesional-o-sindrome-de-burnout/

Y si lo que queréis es desarrollar una experiencia de meditación y atención plena, echad un vistazo a este post: http://efipsa.com/blog/eficacia/por-que-esta-tan-de-moda-el-mindfulness/

 

No hay comentarios

Agregar comentario