5 Criterios para saber diferenciar un comportamiento de MOBBING del que no lo es

Desde mediados de la década de los ochenta el profesor sueco Heinz Leyman, pionero en la descripción y popularización del concepto de mobbing, ha contribuido decisivamente a despertar el interés general por esta cuestión en Europa.

Leyman definió el mobbing como “la situación en que una persona ejerce una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente y durante un tiempo prolongado sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la persona acosada o persona acosadas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo”.

La Organización Mundial de la Salud, establece cinco criterios para reconocer los comportamientos que son considerados mobbing:

  1. Que no sea puntual sino que dure por lo menos seis meses.
  2. Que sea frecuente, o sea, que ocurra por lo menos una o más veces a la semana.
  3. Que exista una persona definida que padece la situación de acoso (es decir que no se corresponda a una situación de “mal ambiente laboral” generalizado en una empresa).
  4. Que la conducta de la persona acosada sea irrelevante a la hora de recibir el castigo u hostigamiento.
  5. Que la persona acosada no muestre un trastorno afectivo o de personalidad previo con historial de conflictividad en diferentes ámbitos (familiar, de pareja, en otros trabajos, etc.).

En España, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo define el acoso moral como “el ejercicio de violencia psicológica externa que se realiza por una o más personas sobre otra en el ámbito laboral, respecto de la que existe una relación asimétrica de poder”.

Por último, uno de los grandes pioneros del estudio del mobbing en España, el profesor Iñaki Piñuel y Zabala describe el mobbing como “continuo maltrato verbal y modal que recibe un trabajador por parte de uno u otros, que se comportan cruelmente con él con vistas a lograr su aniquilación o destrucción psicológica y su salida de la organización a través de diferentes procedimientos”.

Quizás te interese leer:

http://efipsa.com/blog/eficacia/que-es-una-persona-y-un-comportamiento-toxicos/

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario