6 Consideraciones a tener en cuenta a la hora de formar a tus empleados

En la formación de adultos se dan diferencias importantes con respecto a la educación de niños y adolescentes. En la formación dirigida a adultos debes tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  1. Atraer su atención: tener unos objetivos, utilizar los recursos, poner en marcha unas metodologías… que llamen la atención y resulten atractivos para el alumno, despertando su curiosidad y manteniéndole motivado.
  1. Estar dirigida a objetivos claros: el alumno tiene que saber cuál es el objetivo y ver que todas las acciones se dirigen claramente a su consecución.
  1. Basarse en los conocimientos existentes: es más fácil aprender y recordar aquello que tiene sentido para nosotros y que se relaciona con lo que ya sabemos. Por este motivo, la formación debe tratar de “construirse” sobre los conocimientos que ya poseen.
  1. Utilizar recursos que utilicen el mayor número de sentidos: el aprendizaje es mayor cuantos más sentidos se emplean para obtener la información. De este modo, se aprenderá mejor lo que “entra” por los oídos y la vista, que lo que sólo se escucha.
  1. Proporcionar feedback: el alumno tiene que saber cómo lo está haciendo, hasta qué punto está aprendiendo y qué resultados puede esperar de la formación.
  1. Potenciar el mantenimiento y la transferencia al puesto de trabajo: se debe garantizar que la persona puede aplicar los conocimientos y habilidades adquiridos a su día a día y que le va a ser fácil mantenerlos.

Extraído del curso online: Formación de formadores

No hay comentarios

Agregar comentario